País: Chile
Fecha: 2016-06-27
Medio: El Mercurio
Sección: Economía y Negocios
Página (s): B4
Centimetraje: 31.0×29.0 cms

Informe de Andess revela que el 42% de los recursos se ha destinado a agua potable y obras de alcantarillado:

Sanitarias invierten US$ 5.400 millones desde el 2000 y sumarán otros US$ 854 millones a 2018

Otro 36% del gasto histórico está relacionado con el tratamiento de aguas servidas. Consumo promedio por cliente desde el 2000 cayó 19% por cambios en estilos de vida.

MARCO GUTIERREZ V.

Las noticias más recientes del sector sanitario han sido negativas. En abril, Aguas Andinas tuvo que suspender el servicio a casi un millón de clientes en la capital por efecto de las lluvias, a lo que se sumaron la rotura de una matriz de la misma empresa en Providencia, el pasado 9 de junio, y un hecho similar -de menor magnitud- la semana pasada que afectó a usuarios de Esval en Valparaíso.

Pero la historia de las compañías sanitarias en Chile registra importantes avances e inversiones desde que comenzó la incorporación de capitales privados a esta industria en 1998. Así, por ejemplo, en el lapso 2000-2015 (16 años), este sector acumula la materialización de proyectos por US$ 5.404 millones.

Ese monto supera los recursos comprometidos en los planes de desarrollo de las firmas, señaló la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios (Andess).

Solo el año pasado, 14 firmas del rubro que abastecen al 93% de los clientes de zonas urbanas (4,7 millones de hogares) desembolsaron US$ 461 millones, un alza de 18% frente a 2014. Unos US$ 61 millones de dichos recursos se materializaron en renovaciones de redes; por ejemplo, matrices y colectores.

Para el periodo 2016-2018, la industria proyecta invertir otros US$ 854 millones, que se concentrarán principalmente en obras relacionadas a servicios de producción y distribución de agua potable (59%).

Top 5 en tratamiento de aguas servidas

De los US$ 5.404 millones gastados desde 2000, el 42% se ha destinado al ítem agua potable y alcantarillado. En este caso se consideran temas como construcción de sondajes y tranques, desarrollo de plantas de producción, obras de conducción para disminuir pérdidas y nuevas interconexiones, entre otros.

A la vez, otro 36% de dichas inversiones está relacionado con el tratamiento de aguas servidas. Andess indicó que esto último ha permitido contar con playas y bordes costeros descontaminados para uso recreacional y el desarrollo de las exportaciones de productos de la agroindustria.

El gremio sanitario señaló que durante los primeros años -a partir de 2000- la inversión apuntó a la materialización de planes de descontaminación a nivel nacional «que permitió a Chile posicionarse en este ámbito dentro de los top 5 a nivel mundial, con el 100% de descontaminación de aguas servidas en zonas urbanas», destacó. Luego, las compañías se enfocaron en renovación y reposición de infraestructura.

El grupo de empresas que forman parte de Andess está conformado por Aguas del Altiplano, Aguas Antofagasta, Aguas Chañar, Aguas del Valle, Esval, Grupo Aguas (Aguas Andinas, Aguas Cordillera y Aguas Manquehue), Essbio, Nuevosur, Aguas Araucanía, Essal, Aguas Patagonia y Aguas Magallanes.

Recuadro :
Preocupación por efectos de la persistente sequía

Los montos de inversión señalados también incluyen obras para enfrentar la sequía. «Como es sabido, la zona centro sur del país lleva más de siete años con déficit de precipitaciones de agua lluvia y nieve y embalses semivacíos», comentó Andess. Esto, pese al impacto de las últimas precipitaciones en este año.

Entre los planes desarrollados por las sanitarias en este contexto se encuentran programas especiales para satisfacer la mayor demanda en verano. Durante 2015 y el primer trimestre de 2016 por concepto de obras de agua potable asociadas a lo anterior, las empresas invirtieron más de $62 mil millones, y para paliar el déficit hídrico en zonas con vulnerabilidad, en este aspecto gastaron en compra y transporte de agua otros $11 mil millones.

Ante la persistencia de la sequía y los efectos del cambio climático, Andess sostuvo que «es necesario avanzar hacia la priorización del agua para el consumo humano, el uso eficiente del recurso por parte de todos sus usuarios, como la minería, agricultura, industria y energía, y definir en conjunto con las autoridades soluciones sustentables de largo plazo para aquellas zonas que requieren la incorporación de nuevas fuentes de agua, de manera de asegurar a la población la disponibilidad en calidad y cantidad suficiente para el desarrollo de su vida».

Consumo de agua por cliente baja 19% desde 2000, pero conexiones suben 48%

El año pasado, el sector alcanzó las 5.060.735 conexiones (o número de clientes), cifra que representa un salto de 48% respecto de 2000. Para fines de este año se llegaría a las 5.130.000 conexiones, indicó Andess. Lo anterior no ha significado un incremento en el consumo de agua.

En 2015, el consumo promedio de agua potable por cliente a nivel nacional llegó a 18,4 metros cúbicos, una disminución de 19% en comparación con 2000.

Andess explicó que la caída en el consumo de agua responde a varias razones. Una de ellas está asociada a transformaciones sociales. Por ejemplo, indicó, las personas cambiaron el vivir en casas con jardines a espacios más reducidos como departamentos o condominios. «Esto significa que se destinan menos recursos hídricos al riego de jardines», agregó la entidad.

Actualmente, menos del 10% del consumo de agua en los hogares es para ingerir. «El resto se utiliza en artefactos como lavadoras, sanitarios y grifería para diferentes usos, como baño, duchas, cocina, los que cada día son diseñados para un uso más eficiente del recurso», indicó la asociación

A lo anterior se añade que las empresas han desplegado campañas para el uso responsable del agua.

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa