País: Chile

Esval y sequía: «La situación que tenemos es absolutamente crítica»

REGIÓN. Si bien el abastecimiento está asegurado para el verano de 2020, la situación es distinta para el siguiente, pues se requiere concretar un proyecto de $ 20 mil millones para evitar riesgos.

«Si hoy estuviéramos con los recursos y la infraestructura de 2015, estaríamos racionando el agua en Valparaíso». Así de tajante es el gerente general de Esval, José Luis Murillo, con respecto a la sequía que afecta a la región, haciendo el paralelo con la situación, también extrema, vivida hace cuatro años.

El ejecutivo da cuenta de la realidad, advirtiendo que la acumulación de nieve está en mínimos históricos. «Eso quiere decir que los ríos no van a tener agua durante la temporada porque no va a haber deshielo. También, dentro de dos meses, será el año más seco desde 1969, con el dato adicional de que 1967 y 1968 fueron años donde llovió. Sin embargo, 2017 y 2018 prácticamente están dentro del podio de los años más secos, por lo tanto, esta sumatoria hace mella no solamente en la acumulación de nieve, sino que en el agua y las napas subterráneas. Es decir, la situación realmente es crítica, crítica, de verdad», remarcó Murillo.

Plan de inversiones

Ante ello, el ejecutivo dijo que entre 2013 y 2015 la sanitaria acometió un plan con el fin de diversificar sus fuentes de producción para disminuir su dependencia respecto del río Aconcagua al optimizar el abastecimiento de napas subterráneas. «Hemos desarrollado un montón de pozos que van a nuestras planta de Concón y también de Las Vegas, y además hemos optimizado el uso del embalse de Los Aromos», explicó.

Agregó que con ello, a pesar de tener costos más altos, se reserva la mayor parte del agua del embalse para la temporada estival, que es donde existe mayor consumo y menos agua en el río. «La realidad es que nosotros efectivamente podemos llegar hasta el año 2040 gestionando el embalse Los Aromos, pero eso no quiere decir que no haya inversiones», advirtió.

Interconexión

Una de ellas es la interconexión entre el depósito de agua y la planta de Concón, que supone un monto de $ 20.000 millones y que la empresa quiere concretar cuanto antes. Este proyecto busca maximizar el uso del embalse.

«La realidad es que hasta en los peores años hay agua en la temporada de invierno y que pasa por la planta de Concón y se está yendo al mar. Y lo que nosotros queremos hacer con este proyecto es hacer una tubería reversible entre el embalse Los Aromos y la planta, de manera que en invierno tomemos el agua del río que se va a ir al mar y la impulsemos al embalse, y en verano hagamos el recorrido contrario y la utilicemos para la población», subrayó.

Y explica que de esa manera se evita que durante el invierno el agua se vaya al mar y en el verano se puedan utilizar los pozos y el agua de Los Aromos que iría por la tubería hacia Concón.

«Si somos capaces de desarrollar ese proyecto llegaremos a 2040 sin problemas», consignó, agregando que para su concreción se requiere, entre otros trámites, un acuerdo a largo plazo de gestión del embalse con la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH).

En cuanto al proyecto, la sanitaria ya cuenta con la ingeniería de detalle e incluso están expropiados los terrenos por donde pasaría el ducto.

«Este año no va a haber problemas (…), estamos ahorrando al máximo el agua que utilizamos y todavía no empezamos a usar intensivamente Los Aromos. Lo vamos a retrasar todo lo posible, pero si no hay deshielo, vamos a tener que empezar antes de lo previsto. Insisto, esta temporada no habrá inconveniente porque hay acumulación suficiente. El problema estaría si no tenemos la tubería reversible el año que viene y no hay deshielo. Entonces, cómo hacemos para llenar los 10 a 12 millones de metros cúbicos que, como mínimo, son necesarios para abastecer durante el verano. Por tanto, eso es lo relevante», enfatizó Murillo.

«día cero»

Agregó que para evitar los riesgos asociados a que el año que viene sea seco también y que exista un problema en la temporada veraniega 20/21, es un proyecto que debería licitarse los próximos meses para construirlo el 2020 y tenerlo disponible para el siguiente.

«Desgraciadamente, el tema de la sequía, salvo para el sector agrícola, es algo bastante invisible. Es decir, la gente no lo ve porque tiene agua en sus casas. La realidad es que la situación es absolutamente crítica», comentó, añadiendo que la iniciativa puede dar un margen de tranquilidad más amplio en cuanto a la seguridad en el suministro de agua.

«Ese proyecto en Concón puede hacer que nuestro día cero, al estilo de lo que pasó en Ciudad del Cabo, no sea dentro de año y medio, sino que podamos efectivamente tenerlo en el año 2040».

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa