País: Chile
Fecha: 2015-08-20
Medio: El Diario Financiero
Sección: Empresas
Página(s): 8
Centimetraje: 32.0 x 25.0 cms

Guillermo Pickering, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios:

“Los especuladores pusieron en tela de juicio el derecho de propiedad del agua”

Ejecutivo dice que está de acuerdo con reformas y que últimas lluvias aliviaron la presión de suministro en Santiago.

Por Antonio Astudillo M.

La necesidad de terminar con la especulación y priorizar el agua para consumo humano están en el centro de la reforma planteada por el gobierno. Guillermo Pickering, presidente de Andess Chile -gremio que agrupa a las empresas del sector sanitario- ve los cambios propuestos como positivos y descarta de plano que estos afecten a los derechos de agua ya constituidos, como ha señalado expertos.

-¿Cómo ve el proyecto de ley para reformar el Código de Aguas?, hay voces distintas en torno a esto…

-No en la industria sanitaria. Acá hay una sola posición. No nos oponemos a la reforma, al proyecto original. No podríamos hacerlo, porque prioriza el consumo humano y el saneamiento por sobre cualquier otro uso. Sería absurdo que nos opusiéramos.

-Hay quienes hablan de inconstitucionalidad.

-Todos los proyectos de ley tienen una discusión, por decir lo menos, fecunda y eso es normal. Lo importante es que cuando se apruebe el texto final prime la cordura y lo que técnicamente sea lo más adecuado.

-¿Hay algún tipo de riesgo de que se afecte a los derechos ya constituidos?

-Hay que ser precisos en los términos. El proyecto contempla un régimen jurídico diferente al actual para los derechos futuros, uno concesional, y dice explícitamente que no se afecta los derechos de aprovechamiento constituidos con anterioridad. Lo que se modifica es el régimen de la propiedad, donde se establecen dos causales de extinción. Lo que persiguen es sancionar la especulación, y no los usos productivos.

-¿Es grave el problema de la especulación?

-Este régimen jurídico nació el ’81 y ha sido muy importante, pero la consecuencia principal es que por unos pocos especuladores se ha puesto en tela de juicio la legitimidad del derecho de propiedad de los que piden el agua para usarla, y creemos que para que no quede ninguna duda sobre ese derecho, tiene que haber un mecanismo que desincentive la especulación.

-La reforma anterior demoró 13 años.¿ Este proceso debiera ser más corto?

-El tema del agua es muy sensible para la población. Como industria nos parece que los cambios que se proponen deben discutirse y votarse lo más rápido posible, para despejar cualquier incertidumbre futura sobre nuevos cambios a la regulación.

-Pero la opinión no es compartida por otros sectores productivos.

-Tenemos puntos de vista diferentes, pero también coincidentes. Hay cosas, como la necesidad de fortalecer la Dirección General de Aguas, donde coincidimos, para que tengan los recursos humanos y materiales para hacer cumplir la ley.

-Si no se fortalece la DGA y se le da otro estatus jurídico, ¿este proyecto puede ser letra muerta?

-No, porque todos los avances son positivos. Si llegamos a un acuerdo todos los sectores, y se despacha esta reforma y se cierra la incertidumbre regulatoria, entonces vendrá la discusión sobre los recursos.

Cambio climático

-Van 10 años de sequía. ¿En qué pie está la industria con esto y qué peligros hay?
-Voy a cuestionar una afirmación. No estamos frente a una situación de sequía, sino de cambio climático, que es más profundo y grave, aun cuando haya durado mucho tiempo. Estos fenómenos no están internalizados. Es un error enfrentar esta situación como una sequía. Si lo hiciéramos bien, estaríamos obligados a mirar en el largo plazo y definir una política hídrica que genere efectos.

-¿Cómo los afecta?

-Estamos pensando en tener una jornada de trabajo donde vamos a proponer planteamientos de largo plazo en lo que a gestión de recursos hídricos se refiere.

-¿El abastecimiento de la cuenca de Santiago sigue siendo complejo?
-Según la información que tengo desde Aguas Andinas, las últimas lluvias aliviaron la presión sobre los recursos, aunque no han resuelto el problema en forma definitiva. Es posible que ya no solo se pueda garantizar el 2016, sino que también el 2017.

Recuadro :
«Lo que persigue el proyecto es sancionar la especulación, y no los usos productivos del agua”.

«No estamos frente a una situación de sequía, sino de cambio climático, que es mucho más grave».

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa