Jessica López por 445 mil clientes con cuatro o más cuentas impagas: “Será necesario ayuda estatal”

La presidenta de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios sostiene que hoy el foco de preocupación son aquellos clientes que tienen cuatro o más cuentas impagas, que desde el inicio de la pandemia han aumentado en un 55%. Aunque tras el retiro del 10% la morosidad bajó, desde septiembre la tendencia ha ido en aumento.

El 2020 concluyó con más de 787 mil clientes con dos o más saldos vencidos de la cuenta del agua. Según cifras de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Sanitarios (Andess), a partir de julio fue su punto más alto, llegando a más de 894 mil familias, pero hubo un descenso considerable en agosto -de cerca de 100 mil clientes-, presumiblemente por el retiro del 10%. Sin embargo, desde septiembre la tendencia ha ido en aumento.

Si se analiza la deuda mayor, aquella de cuatro o más cuentas impagas, desde el inicio de la pandemia esta ha aumentado en un 55% y términos de clientes pasaron de 247 mil familias en marzo a 445 mil en diciembre. La presidenta del gremio, Jessica López, aborda el impacto de la pandemia, las lecciones aprendidas, y los desafíos hacia delante, en medio de una sequía que afecta hace más de una década y con una pronta discusión constitucional donde el agua será un tema obligado. Cuenta que le enviaron una carta al Ministerio de Salud para que a los trabajadores de las sanitarias que desempeñan funciones críticas -y que hoy están en el tercer grupo de vacunación- le den una mayor prioridad.

¿Qué balance hacen de 2020?
-Nuestra evaluación es positiva, porque creemos que la industria respondió bien. Hemos logrado mantener la continuidad de todos los servicios en todas las ciudades, y eso es un logro tremendo. En términos de la gestión financiera, también ha sido un año desafiante, pero con buenos resultados, y hemos sostenido las inversiones, la industria invirtió cerca de US$ 500 millones de igual forma, tenemos compromisos de inversiones, que más allá que uno pueda ver con el regulador si se pueden a raíz de la pandemia atrasar, las inversiones se cumplieron de acuerdo a lo programado.

¿Cuánto ha impactado a la industria, a nivel de ingresos, toda esta crisis?
-Hubo un crecimiento del 1% en el consumo de los hogares y un 15% de caída en todo lo que tiene que ver con industria, comercio, oficinas. En el agregado, el consumo cayó en poco más de 2% y eso se tradujo en una disminución en el año del 6% en la recaudación. Pero cuando uno ve los indicadores de liquidez de las empresas a septiembre, todos están más altos. ¿Qué ayudó a eso? Primero, que las empresas se provisionaron de más liquidez por el estallido y después por la pandemia. También hubo un pago muy acotado de dividendos y eso significó no tener que aumentar el endeudamiento de las empresas. Lo que se observa es un aumento en la liquidez, el endeudamiento más o menos, algunas empresas se endeudaron, otras no tuvieron necesidad, y una caída en la rentabilidad medida sobre el patrimonio y sobre los activos, que era también esperable.

Las cuentas no pagadas, ¿es algo que les preocupa?
-Nos preocupa. Primero decir que hoy estamos con un régimen de no corte, que está prorrogado hasta abril. Hay más de 780 mil personas que a diciembre eran beneficiarias de la política del no corte. El grupo que más nos preocupa es el de personas que tienen más de cuatro cuentas impagas, porque ahí se va configurando una acumulación de deuda de la que a veces es más difícil salir. Ahora, a raíz del primer retiro del 10% las cuentas impagas bajaron, la gente abrió libretas de ahorro para vivienda y pagó deudas de consumos básicos. Nuestro foco de preocupación hoy son cerca de 450 mil clientes que tienen cuatro o más deudas en cuentas en impagas y, como la pandemia se está alargando, creemos que ese es el universo que finalmente se va a acoger a este sistema de prorrateo.

¿Se debería aumentar el pago de subsidios de agua tanto en número de personas como de monto?
-Sí, el subsidio al agua potable es un instrumento bien evaluado, funciona muy bien. Sin embargo, en el presupuesto 2021 no tuvo un aumento que uno pueda decir que sirva para algo, es básicamente lo mismo, y eso beneficia a 700 mil familias que hoy están con sus cuentas pagadas, pero tenemos estos 450 mil clientes que aparte de que nosotros podamos tomar esas deudas y prorratearlas, probablemente va a ser necesario alguna ayuda estatal y tendremos que conversar con el Ministerio de Desarrollo Social sobre cómo abordamos eso.

No habrá corte de servicios hasta abril. ¿Continuarán con ese plan después de esa fecha?
-Naturalmente si la pandemia se mantiene en los términos actuales, tenemos que, probablemente, mantener las medidas.

Partirá la discusión para elaborar una nueva Constitución, donde probablemente el agua será uno de los grandes temas. ¿Con qué expectativas están?
-Hoy el país enfrenta una situación en relación con el agua que es bien crítica, y que no ha estado suficientemente en el primer punto de los temas del Estado. Desde ese punto de vista, aplaudimos todo lo que tenga que ver con aquellas declaraciones que aseguren el acceso al agua de todas las personas que habitan nuestro territorio.

Tenemos un desafío grande en un momento en que el agua está bajando su cantidad disponible producto del cambio climático, es un tema que puede trancar o habilitar el desarrollo del país, y en ese sentido todo lo que esté en la Constitución y que después se pueda traducir en normas efectivas que aseguren el agua para todos los habitantes, a nosotros nos parece que sí, por prioridad.

¿Ven algún riesgo?
-No, no vemos riesgo, vemos una oportunidad de que el tema del agua y su prioridad para las personas en todo Chile se pueda hacer realidad.

Fuente: Pulso-La Tercera.

© 2020 Andess - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ECREATIVA