País: Chile
Fecha: 2018-08-20
Medio: El Mercurio
Sección: Educación
Página(s): A8
Centimetraje: 18×25

Proyecto muestra buenos resultados:

Niños se capacitan como «guardianes» del agua

Tres escuelas de Chillán participan en un piloto que busca crear mayor conciencia sobre la importancia de cuidar los recursos hídricos. En menos de un año, su ahorro promedio de consumo ha sido de hasta 54%.

Desde principios de año, cada vez que llueve, los niños de la Escuela Gabriela Mistral de Chillán sacan baldes al patio. Posteriormente serán sus reservas de agua para más tarde regar su invernadero. Aunque parece un gesto pequeño, en el establecimiento sacan cuentas alegres: en este tiempo, el ahorro promedio en el consumo de agua ha sido 54% en comparación a la misma fecha de 2017. Monetariamente, el ahorro es de más de 2 millones 500 mil pesos.

«También revisamos que las llaves del baño estén bien cortadas o que no haya fugas de agua. Todos los viernes vamos a ver el medidor y anotamos cuánto se ha gastado para poder hacer las comparaciones», dice Lucas Sepúlveda, quien más tarde entrega el detalle de estas mediciones a una de sus profesoras. Si el reporte indica que algo está, se informa a las autoridades.

Lucas tiene 12 años, está en 7° básico y es uno de los 10 niños de la Escuela Gabriela Mistral que forman parte de los Inspectores del Agua. Los alumnos fueron seleccionados por el establecimiento para actuar como guardianes de su consumo responsable; uno de los objetivos de desarrollo sostenible que Naciones Unidas considera prioritario promover entre los niños.

Consumo consciente

Como Inspectores del Agua, a los estudiantes se les encarga estar pendientes de que las llaves de agua cierren, o de que al tirar una cadena el estanque no quede corriendo. Para cumplir con esta tarea, cada uno fue capacitado a través del proyecto «Escuelas hacia un consumo consciente y responsable del Agua Potable», una alianza público-privada en la que participan la Gobernación de Ñuble, la Oficina Regional en el Biobío de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, la Municipalidad de Chillán y la empresa de servicios sanitarios Essbio.

«Se han dado charlas y también se han hecho visitas a servicios de agua potable. A los niños los ha entusiasmado harto. Lo mismo a los papás, que también están recibiendo información. Se les han dado volantes con consejos para bajar el consumo de agua en sus hogares», ejemplifica Marcela Luengo, profesora que coordina este proyecto en la Escuela Rosita O’Higgins de Chillán, que en seis meses logró disminuir su consumo de agua 43% en comparación con la misma fecha del año pasado.

A modo de piloto, por ahora, solo tres escuelas participan en la iniciativa. «El proyecto seleccionó a las escuelas públicas Gabriela Mistral, El Tejar y Rosita O’Higgins, establecimientos que presentaban el mayor consumo de agua potable por alumno en la comuna», explica Roberto Riva, subgerente zonal de Essbio Ñuble. Entre marzo y agosto de 2018, la Escuela El Tejar logró ahorrar 15% en comparación a este mismo rango en 2017.

Los Inspectores del Agua, todos de entre 10 y 14 años, «difunden la cultura del uso eficiente del agua a sus compañeros, familia y profesores, informando conductas conducentes a la protección del recurso y corrigiendo aquellas que atentan con el uso eficiente y responsable», dice Riva.

Entre lo que más entusiasmó a Lucas Sepúlveda fue el diseño de afiches para concientizar a sus compañeros: los trabajaron en clases de Artes Visuales y hoy están expuestos en los pasillos del colegio.

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa