Prueban el uso de satélites para monitorear los ductos de la RM

La histórica sequía que enfrenta el país puso en alerta la disponibilidad de agua potable en grandes ciudades como Santiago, donde no se descarta que de seguir el escenario en un par de años se deba optar por racionar el recurso. Por ello, a nivel regional se trabaja en un plan que permita hacer más eficiente la gestión del suministro mediante la prevención y detección temprana de fugas en los ductos de agua potable de la RM, a fin de evitar pérdidas que suelen malgastar el recurso hídrico.

La iniciativa es impulsada por Aguas Andinas, sanitaria que abastece gran parte del Gran Santiago, y contempla el uso de nuevas tecnologías para lograr recuperar, al 2026, unos 70 mil millones de litros de agua anuales, lo que equivale al consumo por año de 1.490.000 personas.

Entre sus novedades destaca una prueba que está realizando la sanitaria para agilizar la detección de fallas a través del análisis de imágenes satelitales, sistema con el que pueden hallar la presencia de agua potable en el contorno de las tuberías que se encuentran bajo tierra y, mediante algoritmos y el uso de otras tecnologías, poder ubicar con precisión el punto de fuga.

«La ventaja de estas tecnologías es que permiten ‘barrer’ grandes extensiones de la ciudad en poco tiempo, considerando que nuestra red de distribución posee más de 13.200 kilómetros de longitud», explicaron. Para dimensionar, el tramo supera los 10.770 km de distancia que separa Santiago de Madrid.

La labor satelital complementará así el monitoreo permanente que se mantiene de la red a través de sensores dispuestos en diversos puntos de las tuberías, que mediante un sistema de alarma alerta ante filtraciones.

Otras medidas

El plan por la sequía comenzó su aplicación gradual hace ocho años y contempla un presupuesto de US$60 millones con los que se han instalado otros tipos de tecnologías. Entre ellos destaca el uso de geófonos que, al ser instalados en contacto con las tuberías, permiten escuchar y localizar las filtraciones mediante el sonido que genera el agua, similar función que se logra con sensores sonoros que fueron implementados dentro de los ductos.

Otro sistema innovador utilizado para detectar las fallas es un gas inocuo que se inyecta en las tuberías y luego mediante mediciones de concentración dicho elemento en la atmósfera se permite localizar una fuga. Si ello no resulta, también la firma invirtió en sondas que permiten recorrer internamente los ductos para monitorear en tiempo real la ubicación de una fuga y su condición.

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa