País: Chile
Fecha: 2016-05-30
Medio: El Mercurio
Suplemento: Tratamiento De Riles
Sección: Portada
Página(s): 1
Centimetraje: 49.0×29.0 cms

Descarga en alcantarillados:

Solo el 51,4 de las industrias efectivamente controladas cumplen la norma

Empresas sanitarias plantean que es necesario actualizar aspectos que aumenten sus facultades para controlar la aplicación de la normativa.

Como «no satisfactorio» califica Gabriel Zamorano, superintendente de Servicios Sanitarios, el porcentaje de cumplimiento del 51,4% que mostraron en 2015 las industrias efectivamente controladas en relación a sus descargas en la red de alcantarillado y directamente en las plantas de aguas servidas. A nivel nacional, en 2015 fueron controlados 1.998 establecimientos industriales, es decir, el 65,2% del total afecto a la norma, esto es 3.065 industrias. Al respecto se estudian cambios normativos con miras a dotar a las empresas sanitarias de mayores atribuciones.

El superintendente Zamorano aclara que estas industrias representan cerca del 3% del total de volúmenes de riles del país. El resto de las industrias, algo más de 1.000, aportan la mayor cantidad de residuos líquidos -como las celulosas, mineras, pisciculturas, etc.-, los que se vierten directamente a los cauces naturales (río, mar), después de ser tratados. Estas últimas industrias están bajo la fiscalización de la Superintendencia del Medio Ambiente, SMA.

En Chile los usuarios de servicios sanitarios no pueden descargar al alcantarillado sustancias que puedan dañar los sistemas de recolección, o interfieran en el proceso de tratamiento de aguas servidas o contravengan las normas sobre calidad de efluentes. Y según el D.S. MOP 609/98, le corresponde a la empresa sanitaria el rol de hacer cumplir dicha normativa, sin perjuicio de las facultades de supervigilancia -y de sancionar- que le corresponden a la Superintendencia de Servicios Sanitarios, SISS.

Sobre cuáles son las principales industrias que vierten sus riles al alcantarillado, los datos de la SISS señalan que son principalmente el comercio 34%, la industria manufacturera 30%, y los hoteles más restaurantes 17%; muchos de ellos pymes.

LA VOZ DE LAS SANITARIAS

«La aplicación de esta norma más la constante limpieza y mantención del sistema de alcantarillado ejecutados por las empresas -en promedio un 17% de toda la red que ya sobrepasa los 33.000 km lineales (cerca de 8 veces el largo de Chile continental)- busca evitar que los contaminantes transportados en su interior puedan eventualmente ser liberados sin tratamiento al medio ambiente», señala Patricio Herrada, gerente de Estudios de Andess AG, asociación gremial que reúne a empresas sanitarias de todo el país, quien agrega que las compañías en la práctica actúan como «policía del alcantarillado».

Cuando hay empresas con incumplimientos reiterados, las sanitarias pueden informar a la SISS y suspender el servicio de alcantarillado. «En este último aspecto es clave el rol de los seremis de Salud, dado que una vez efectuada la suspensión del servicio de alcantarillado, este organismo es notificado, quedando facultado incluso para clausurar al establecimiento industrial», señala.

Patricio Herrada explica que el impacto de las descargas no está dado por un caudal o un tipo especial de actividad económica, sino por su efecto en las redes o por el volumen total de cargas contaminantes de los diferentes aportantes a los sistemas de recolección y disposición. «No cabe duda que existen actividades económicas que potencialmente son mas riesgosas dado que pueden descargar metales pesados y/o líquidos corrosivos fuera de norma y, sobre todo en pequeñas localidades, son un peligro al correcto funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas servidas».

«La experiencia en estos más de 15 años de control demuestra que la sumatoria, por ejemplo, de actividades económicas aparentemente menos dañinas como patios de comida, cocinerías, mercados, supermercados e incluso restaurantes, entre otras, que no cuentan con dispositivos para la retención de aceites y grasas -o en las que dichos sistemas no son sometidos a una mantención regular de limpieza por parte de sus propios usuarios- generan problemas de obstrucciones que pueden derivar en malos olores y rebases a la vía pública», dice.

En materia normativa habrá novedades. El superintendente Zamorano confirma que el Ministerio de Medio Ambiente, en conjunto con otros organismos públicos y privados, está estudiando modificaciones al D.S. 609 para otorgar atribuciones de fiscalización adicionales a las sanitarias.

«Consideramos necesario actualizar una serie de aspectos que aumenten las facultades de las empresas sanitarias para controlar la aplicación de la normativa, tales como controles adicionales para aquellos establecimientos que incumplen reiteradamente la normativa y una nueva reglamentación que agilice la aplicación de la suspensión del servicio de alcantarillado. Se requiere avanzar hacia el reconocimiento en la normativa de los controles en línea, muestras puntuales y composición de la muestra compuesta en casos justificados así como la posibilidad de poder exigir a ciertas actividades económicas la construcción de cámaras fijas o la instalación de un dispositivo móvil, incluyendo la autorización de las seremis de Salud y el control sanitario de sus residuos», señala Patricio Herrada, gerente de Estudios de Andess AG.

Revisión de normas:
El Ministerio de Medio Ambiente señala que en estos momentos se encuentra en revisión el D.S. 90/2000, norma que regula la descarga de residuos líquidos industriales a cuerpos de agua superficiales continentales y marinos y cuya fiscalización está a cargo de la Superintendencia de Medio Ambiente. «Los cambios proyectados darán una mayor protección a la calidad de las aguas de diferentes ambientes (mar, lagos, ríos, estuarios) y favorecerán la conservación los ecosistemas acuáticos asociados. Se incluyen nuevos parámetros a monitorear, ajuste de límites en algunos parámetros y ámbitos de protección territorial, además de nuevas definiciones y excepciones que apuntan tanto a lograr una mayor comprensión y comunicación entre los actores relevantes involucrados en la regulación como a aumentar su eficacia y eficiencia en el control y fiscalización de la misma. Estos cambios serán presentados para su aprobación ante el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad», señala el Ministerio de Medio Ambiente.

Y respecto del DS 609, aclara el ministerio, se están estudiando los antecedentes para una eventual revisión de la norma.

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa