País: Chile
Fecha: 2016-12-21
Medio: InduAmbiente
Sección: TRATAMIENTO DE AGUAS
Página(s): 90-91-92-93
Centimetraje: 28×80 cms

Vertiente Segura

Aguas Andina cuenta con un ambicioso plan de desarrollo que considera una gestión altamente sustentable, más eficiente hidráulica y seguridad de suministro.

¿Se imagina en Chile una planta de tratamiento de aguas servidas que no genere ningún residuo, produzca su propia energía y además tenga una huella de carbono equivalente a cero?

En realidad no se trata del proyecto estrella de una nación europea líder en sustentabilidad, sino de uno de los desafíos en el horizonte de Aguas Andinas, la sanitaria más grande del país. Actualmente, la firma está embarcada en un ambicioso plan de desarrollo que pondrá sus instalaciones a la altura de los referentes mundiales en materia de eficiencia y sustentabilidad. El programa considera el viraje hacia una gestión con los más altos estándares ambientales, una optimización de la eficiencia hidráulica y un aumento sustancial de la seguridad de suministro.

Desde abril, Guillermo Pickering de la Fuente (abogado, 57 años, casado, cinco hijos) es el presidente del directorio de la sanitaria. Hombre conocido en el sector, hasta antes de su nombramiento fue presidente de la Asociación Gremial de Empresas de Servicios Sanitarios (Andess).

Biofactorías y Eficiencia

Pickering anuncia que las plantas de tratamiento de aguas servidas (PTAS) de la compañía se transformarán en biofactorías en el lapso de 10 años. Esto implica que las instalaciones generarán productos ambientales y disminución de los residuos (lodos).

Así la empresa, al mismo tiempo, se adelanta a otra realidad, cual es que en Chile existen pocos sitios autorizados para disponer lodos y su capacidad individual es limitada.

Añade que las biofactorías serán un referente en materia de eficiencia energética. Generarán su propia energía a partir de procesos de co-generación, lo que también servirá para proveer dicho insumo a la flota de vehículos, apuntando a que la huella de carbono de las futuras PTAS sea prácticamente cero.

‘No somos autocomplacientes, nos interesa tener metas más exigentes y sostenibles con el medio ambiente. Esta será una empresa líder en atención a sus clientes y en innovación tecnológica, una empresa medioambiental, líder en introducción de tecnologías a todos sus procesos y con personal altamente calificado’, afirma el ejecutivo.
Y agrega: ‘Así como en su oportunidad la meta fue tener el 100% de las aguas servidas tratadas, ahora el objetivo es, a partir de ese 100% tratado, alcanzar estándares ambientales mucho mayores y más exigentes’.

Otro tema relevante para Aguas Andinas es el mejoramiento de la eficiencia hidráulica. De acuerdo al último informe de gestión del sector sanitario, correspondiente a 2015, el nivel promedio de pérdidas en las redes de agua potable en Chile es de 33,65%. Es decir, de 10 litros que se producen, tres no llegan a destino.

Pickering comenta que, pese a que esta cifra está dentro de rangos latinoamericanos, la empresa sanitaria aspira a reducir el agua no facturada de forma sustancial. Para ello, se está ejecutando un plan de eficiencia hidráulica que establece una micro-sectorización de las redes, lo cual permitirá focalizar las intervenciones de reparación en lugares donde realmente sea prioritario. ‘Al micro-sectorizarse, las intervenciones en la red generarán menos impactos’, precisa.

Roturas

En junio pasado, una rotura de matriz de Aguas Andinas colapsó en la avenida Providencia, lo que provocó la fuga de miles de litros de agua y la paralización temporal del servicio de Metro en Santiago, entre otras consecuencias.

Pese a la connotación que el hecho tuvo, Guillermo Pickering es categónco en afirmar que este tipo de incidentes suceden y que todos los sistemas de transporte y distribución de agua potable a nivel mundial los sufren. «Es pose que no ocurran’, acota.

Luego destaca que la compañia registra un promedio de 7,3 roturas cada 100 km, igual que Munich.» Por lo tanto, desde el punto de vista estadistico la empresa no tiene un problema de rotura de redes», asegura.

Además, subraya que estas emergencias pueden asociarse no siempre al tiempo de uso de las instalaciones, sino a muchos más factores, como son las construcciones que pasen a llevar la red, el tránsito frecuente de camiones con peso excedido, filtraciones o defectos propios de los ductos, entre otras cosas.

Adicionalmente, la gestión de las redes involucra la reposición periódica de sus componentes, que se ejecuta en función de criterios técnicos.

Cambio Climático

En ocasiones, los eventos climáticos son un factor de riesgo para las operaciones. Cuando, por ejemplo, ocurren precipitaciones en la cordillera, donde habitualmente cae nieve, aumenta la turbiedad de los ríos que alimentan a las plantas. Esto puede forzar cortes de suministro, tal como sucedió en febrero de 2013, cuando aluviones en la zona cordillerana obligaron a interrumpir la producción de agua potable. Como resultado, 1.100.000 clientes de Aguas Andinas quedaron sin abastecimiento por más de 24 horas.

Para anticipar estos escenarios, la compañia desarrolla un plan de inversiones requerido por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (5155). Este programa consta de 2 fases. La primera, que ya se concretó, consiste en la implementación de 14 nuevos estanques para incrementar la capacidad de reserva de agua. Son 225 mil metros cúbicos adicionales disponibles para el abastecimiento de la población. También existen 7 nuevos pozos para extracción de agua de las napas subterráneas y un acueducto de 5 Km. de extensión para conectar el embalse El Yeso con el acueducto Laguna Negra y asi traer agua limpia hasta la Planta las Vizcachas. sin utilizar el cauce del rio Maipo.

‘Estas obras permiten asegurar la continuidad de abastecimiento por nueve horas, con una inversion total de más de 70 millones de dolares’, comenta Guillermo Pickering.

En la actualidad se está ejecutando la segunda etapa, que implica la instalación de un estanque de 1,5 millones de metros cúbicos en la comuna de Pirque. Esto permitirá aumentar de 9 a 32 horas la continuidad de suministro en el caso de una emergencia o de un evento de fuerza mayor. En este proyecto la inversión asciende a 90 millones de dólares.

Junto a estos avances, Aguas Andinas está en conversaciones con la 5155 para desarrollar una tercera fase que busca incrementar el período de respaldo de abastecimiento de 24 a 48 horas. ‘Hemos hecho todas las inversiones que se nos ha solicitado y en tiempo oportuno. La primera fase está totalmente operativa’, indica el presidente de la sanitaria.

Reutilización de Aguas Tratadas

Hace cinco años, Chile se convirtió en el primer pais de América Latina en tratar el 100% de sus aguas servidas. Pickering resalta la importancia de este hito, señalando que aspirar a ello 25 años atrás era algo imposible.

Hoy, con más de 200 plantas de tratamiento operando en territorio nacional, el país se codea entre las primeras cinco naciones de la OCDE respecto a este indicador.

Actualmente, las aguas tratadas en Chile se devuelven a los ríos. A juicio del ejecutivo, el aprovechamiento del agua, en su calidad de recurso estratégico, debe hacerse del modo más eficiente posible.

En ese sentido, estima que la reutilización de las aguas servidas tratadas es fundamental. Entre los diversos destinos que se les podria dar menciona el riego de parques, jardines y reutilización industrial (refrigeración, alimentación de calderas), lavado de autos. Incluso, agrega, esos recursos se podrian potabilizar o infiltrar en napas.

Sobre ese escenano, si el agua tratada se capta y luego se utiliza para producir agua potable, cabe preguntarse: ¿se le cobraría nuevamente al cliente, en circunstancias de que en su cuenta mensual paga por el tratamiento?

Guillermo Pickering sostiene que las sanitarias, al momento de captar el agua, según la legislación vigente tienen derechos de agua consuntivos. Es decir, que se consumen y no se devuelven a la naturaleza.

«Sí hay derechos consuntivos, somos propietarios de las aguas que tratamos. Pero una cosa diferente sena que rentáramos dos veces sobre un mismo activo, vendiendo las aguas servidas tratadas. Si ése fuera el caso, los clientes de la empresa sanitaria podrian obtener un descuento en su tarifa de tratamiento», explica.

Recuadro :
Datos

2 Millones De clientes aproximadamente tiene

Aguas Andinas, en la Región Metropolitana.

15.000 Kilómetros de redes de agua potable posee la compañía. es decir cuatro veces la distancia entre Arica y Punta Arenas.

Código de Aguas

luego de cinco años de tramitación, la Cámara de Diputados en noviembre aprobó la reforma al Código de Aguas, que refuerza el carácter de uso público del vital elemento y prioriza el consumo humano.
Desde entonces las reacciones han sido diversas. Entre otros sectores, algunos organismos gremiales del mundo privado han manifestado su oposición, mientras que otros han dado su apoyo a las modificaciones.

Por su parte, Guillermo Pickering sostiene que Aguas Andinas respalda el hecho de que se privilegie y anteponga el consumo de la población a los demás usos. «No puede haber ningún uso productivo más importante, con relación al agua, que asegurar el abastecimiento a la población y, por lo tanto, la reforma al Código de Aguas reafirma ese concepto», señala.

Y agrega: «Las sanitarias estamos obligadas a mirar el futuro porque el agua es un recurso escaso. Si le agregamos el componente del cambio climático necesariamente las empresas deben asegurar de forma responsable los derechos de agua adecuados para abastecer a la población».

Volver a Noticias

Andess © 2022 - Av. Apoquindo N°3039, piso 16 Las Condes - Santiago, Chile. Teléfono: +56 232514780 |

DESARROLLO ecreativa